El arraigo que los actuales poseedores de tierras cercanas al área donde se pretende erigir la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas parece un obstáculo difícil de sortear para concretar el proyecto como se ideó.

El “Cantón Leoncillos”, un conjunto de tierras de pequeños y medianos propietarios, está dividido por la demarcación de la Zona Económica Especial (ZEE) de Puerto Chiapas. En esos límites está la ranchería San Andrés, ahí vive Salomón Bolaños Pérez, un oriundo que relata que “por el mes de noviembre del 2016 me visitó un corredor de bienes raíces queriéndome comprar las tierras”, dice al referirse a sus cuatro hectáreas más otras cinco de su hermano.

Observa la esquina de su terreno y señala al horizonte, “de ahí para allá va a ser (la ZEE)” al dirigirse al Callejón Coronel que pasa por su propiedad y por la de varios de sus vecinos.

Salomón no preguntó por el precio de la oferta que le hicieron, pero los otros dueños informan que es de 1.5 millones de pesos por hectárea, 7.5 veces más del valor que un comprador interesado pagaría para cultivarlas.

De los campesinos que hoy siembran mango, maíz y soya; donde antes fueron inmensos campos de algodón en el tiempo en que el ferrocarril había llegado al Soconusco, se niegan a vender por tratarse de la herencia de sus abuelos y quizás de sus bisabuelos.

Así, para Salomón Bolaños, su tierra adquirida en 1964 es el patrimonio de sus hijos. “Yo esto lo hice a base de mucho esfuerzo, le tenemos cariño y amor, además porque acá vivimos”, y aunque sabe que algunos propietarios ya han entregado sus documentos para vender, él insiste que se quedará hasta donde pueda. “Nos tienen que avisar, no nomás nos van a echar (…) cuando ya eso sea, diremos nosotros, si nos decidimos o de plano no”, comenta.

Por El Financiero