Nunca en la historia de los negocios la sobrevivencia de una empresa, sin importar su tamaño, había enfrentado tanto nivel de riesgo al grado de que en los próximos años el 40% de las empresas del Standard & Poors 500 dejarán de existir, explicó en exclusiva David Roberts, uno de los principales expertos mundiales en disrupción tecnológica, inteligencia artificial, innovación y liderazgo exponencial de Singularity University.

Roberts, quien será conferencista magistral de Expansión Summit 2018 comentó que las empresas mexicanas y del resto del mundo enfrentan el desafío de entender y adaptarse a que la disrupción será la norma de operación de los siguientes 20 años.

Aquí la conversación que Expansión sostuvo con Roberts.

Expansión: ¿Cómo las nuevas tecnologías del siglo XXI están cambiando el escenario social?

David Roberts (DR): En los próximos 20 años, el mayor desafío que enfrentan las empresas es que la interrupción y disrupción se convierte en la norma. En el siglo XX, la disrupción no era la norma, de hecho sucedió tan poco que cuando sucedía todo el mundo lo notaba.

Ahora, en los próximos 20 años, no hay industrias que no estén sujetas a algún tipo de cambio drástico. Todas esas empresas que han estado operando tradicionalmente durante décadas, verán o sufrirán como la tecnología las va a cambiar fundamentalmente, incluso a empresas tan antiguas como la minería.

Entonces tenemos que entender la disrupción, y la clave para entender la disrupción es que es diferente de la innovación.

La innovación se trata de pequeños cambios graduales y todas las empresas tienen que ser buenas en eso. Pero solo porque eres bueno en innovación no te protege de las disrupciones de mercado.

Cuando ocurre una disrupción, el modelo de negocios en sí también comienza a cambiar. No se trata solo de que el producto mejore o el servicio mejore, sino que el propio modelo de negocio cambia por completo.

Para que se den una idea, en la década de 1920 el promedio de las 500 compañías más grandes del mundo tenían un media de edad de alrededor de 67 años. Hoy la media es de 15 años. Y si mira la lista de las compañías de Fortune 500 de 1955, el 90% de esas compañías ya no están en la lista. En los próximos 10 años, el 40% del S&P 500 desaparecerá de la lista.

Aquellos que no sepan abordar y prosperar ante la disrupción van a dejar de existir.

EXP: ¿Con todos los cambios tecnológicos actuales suena imposible abordar el cambio a tiempo?

DR: La buena noticia es que no hay muchas tecnologías que sean exponenciales. No es como que las empresas tenga que enfocarse en 80 a 100 tecnologías diferentes. La realidad es que son menos de 10. Así que una vez que hayan entendido el valor que la inteligencia artificial, la robótica, la informática, que es realmente poder computacional, sensores y ancho de banda como 5G, la nanotecnología, la impresión en 3D y la biología digital traen a su negocio habrán englobado la mayor parte de los cambios tecnológicos.

Ahora, la parte importante para entender es que las tecnologías del siglo XXI son exponenciales, a diferencia de las que vimos en el siglo XX. Es decir, estas nuevas tecnologías duplican su rendimiento de precios cada año, eso puede no parecer mucho, pero si duplicas algo solo siete veces, es 128 veces más grande y si duplicas algo 10 veces, es más de 1,000 veces más grande.

Claro muchas personas cuando escuchan eso, piensan: “Bueno, eso es imposible”. Pero eso es exactamente lo que hemos visto con el poder de la cómputo, las celdas solares, el ancho de banda y ahora estamos empezando a verlo con la impresión 3D y la nanotecnología. Eso significa que quizá muchas personas no noten un cambio radical en un lapso de cuatro a seis años, pero pasado una década el cambio será tan abrupto que si las empresas no venían siguiendo esa transformación, ya no podrán ponerse al día.

A la industria automotriz le tomó casi 30 años reducir el costo del auto a que fuera más económico que un caballo, pero una vez alcanzado ese punto a una ciudad como Nueva York le tomó sólo cuatro años para que los caballos desaparecieran de las calles como método de transporte.

EXP: ¿Es entonces la tecnología la solución a todos nuestros problemas?

DR: Hay algunas cosas que serán resueltas por la tecnología. Pero es un error pensar que la tecnología, porque puede resolver problemas, en realidad los resolverá. Y déjame darte un ejemplo.

Hemos tenido suficiente comida para alimentar a todos en el mundo durante siete años, pero hemos decidido no hacerlo. Hay una diferencia entre el potencial y luego lo que realmente decidimos hacer. Otro ejemplo: podríamos fácilmente darle a todos en el mundo agua limpia, pero no elegimos hacer eso por una serie de razones sociales, económicas, pero no tecnológicas.

Las empresas serán una de las mejores formas de resolver estos problemas, hoy la media de la población humana sobrevive con 10 dólares al mes. A medida que estas personas accedan a Internet, veremos un cambio masivo en la economía del mundo porque de repente veremos literalmente a miles de millones de personas que antes no tenían dinero comenzar a tener dinero. Eso es gracias al acceso a internet y a tecnologías como blockchain, que están comenzado a dar la posibilidad de que personas que estaban fuera del sistema económico ahora sean parte de este.

Este cambio significa que las empresas en México deben empezar a pensar globalmente, sus oportunidades. Hoy, como nunca antes en la historia de la humanidad es mucho más fácil actuar y crear una compañía global.

 

Vía la expansión