Los investigadores mandarán a robots a 2 mil 500 metros de profundidad en las aguas entre Noruega y Groenlandia para tratar de entender los ambientes potencialmente ricos con raros minerales.

Desde la seguridad de su barco de investigación, científicos están explorando una de las últimas fronteras de la Tierra, el lecho oceánico, para descubrir más sobre valiosos minerales vitales en la manufactura de teléfonos avanzados.

Los científicos de la Universidad de Noruega enviarán robots a 2.500 metros de profundidad en las aguas entre Noruega y Groenlandia para tratar de entender los ambientes potencialmente ricos con raros minerales.

“El lecho oceánico de la Tierra es, en su mayor parte, desconocido”, dijo el científico Thibaut Barreyre.

“Es totalmente justo decir que conocemos mucho más sobre la superficie de la Luna y Marte -que han sido mapeados por satélites y diferentes dispositivos- que de nuestro propio planeta”, comentó.

El equipo internacional está usando tecnologías, incluyendo robots autónomos y submarinos pilotados, para explorar las oscuras profundidades del océano donde también hay zinc, oro y cobre.

Los científicos esperan que las exploraciones revelen por qué algunas áreas tienen minerales y otras no, cuánto hay allí abajo y cuánto daño haría al medio ambiente la extracción de esos recursos.

Una nueva fuente viable de tierras raras, un grupo de 17 elementos usados en la producción de pantallas para teléfonos avanzados, imanes, lentes de cámaras y máquinas de rayos X, podría ser altamente lucrativa. Pero según Barreyre, no es tan simple.

“Algunas (aguas) son ricas en oro, cobre, zinc y tierras raras. Y otras casi no tienen nada de eso. Es por eso que es muy importante para nosotros, como científicos, entenderlo”, comentó.
El equipo, que empezó a explorar el área el año pasado, estará realizando búsquedas durante los próximos cinco años.