Desde las cuatro de la mañana, unos cinco mil hondureños que rompieron el cerco de seguridad en el puente fronterizo, emprendieron su caminata en busca de llegar al norte del país.

La caravana de migrantes hondureños que se dirige a la frontera con Estados Unidos, llegó a Tapachula entre exhortos de las autoridades de migración para regularizar su estatus legal.

Al menos cinco mil centroamericanos, sin embargo existen otras estimaciones que con más de ocho mil entre los cuales se encuentran ciudadanos nicaragüenses, guatemaltecos, salvadoreños, haitianos y venezolanos   los que se habrían sumad unido al éxodo más grande que se haya registrado desde el ocurrido de Guatemala a México en la década de los 80’s, durante la guerra que se vivió en el país vecino.

La caravana logró superar las exigencias migratorias impuestas por México salieron a primera hora del paso fronterizo de Ciudad Hidalgo (México) para una jornada a pie de unos 40 kilómetros hasta Tapachula, donde pernoctarán.

El objetivo de la caravana es alcanzar la frontera de México con Estados, Unidos, lo que supone un recorrido de 2.000 kilómetros hacia la zona noreste o de casi 4.000 kilómetros si se opta por la ruta del noroeste que lleva a Tijuana.

En el puente fronterizo de México y de Guatemala quedaron varios centenares de migrantes hondureños a la espera de ser atendidos por la migración mexicana, o en su caso, intentar adentrarse en México en cruces ilegales por el río Suchiate, la frontera entre México y Guatemala.

La caminata de migrantes se extiende por varios cientos de metros por la carretera y a lo largo del camino, algunos pobladores se acercan a ofrecerles agua, alimentos y otros enseres de higiene personal, como son los pañales desechables para los bebés.

Hombres, mujeres y niños, la mayoría de ellos de entre 18 y 30 años, limpiaron todo el parque donde durmieron y tomaron sus mochilas para salir antes de que el sol sorprendiera.

Los miles de migrantes hondureños que participan en este éxodo tomaron la carretera rumbo a Tapachula, a unos 35 kilómetros desde la frontera.

Se observa a personal del Instituto Nacional de Migración así como representantes de organismos civiles y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) han acompañado la marcha de los migrantes hasta llegar a Tapachula, la segunda ciudad más importante del estado mexicano de Chiapas.

A su paso, desde Suchiate, hombres y mujeres salieron a la orilla de la carretera a saludarlos y a decirles adiós.

Otros sacaron agua, comida, frutas y todo lo que podían regalar a los migrantes.

Al principio, un contingente de federales antimotines se apostó en un crucero en poción de contención, sin embargo, se levantaron y se retiraron de ese lugar.

Después, funcionarios federales del Instituto Nacional de Migración (INM) y el propio comisionado general de la Policía Federal, Manelich Castilla Graviottp, les pidieron que de llegar a Tapachula se queden en las instalaciones de la Feria Mesoamericana para darles comida; atención médica y que se documenten para transitar libremente por el país.

Se prevé que los migrantes pasen la primera noche de su caminata en Metapa, el segundo pueblo fronterizo más cercano de la frontera sur.

Más de mil peticiones de refugio, reporta Segob

La Secretaría de Gobernación, a través del Instituto Nacional de Inmigración (INM), atendió, en un período de tres días, un total de 1,028 solicitudes de refugio de migrantes que ingresaron a territorio nacional por el punto fronterizo de Ciudad Hidalgo, Chiapas.

En este sentido, autoridades migratorias mexicanas trasladaron este domingo a 346 personas, quienes se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, a albergues provistos por autoridades federales y estatales.

El número de migrantes centroamericanos que cruzaron por la zona fronteriza referida, de manera formal, fueron: 343, el pasado viernes; 339, ayer, y este domingo 346.

Dichos trámites fueron recibidos hasta el día de hoy, privilegiando en todo momento el derecho humano que tiene cualquier persona de recibir protección del Estado mexicano.

Por otra parte, elementos de la Secretaría de Marina y de Protección Civil del Estado de Chiapas mantienen, en apoyo al trabajo realizado por el Instituto Nacional de Migración, la asistencia médica, alimentaria y logística.