De acuerdo al ex gobernador de Chiapas, la entidad durante su administración se quedó en cimentación, pero la labor para la continuidad se desvirtuó, y eso fue deteriorando la acción de los subsecuentes gobiernos, hasta la grave situación que hoy vive la entidad.

Sin embargo, organizaciones campesinas, empresariales, magisteriales y hasta estudiantiles entrevistadas, manifestaron que en su gobierno, Pablo Salazar Mendiguchía “resultó mucho peor que sus antecesores y excompañeros del PRI; la corrupción estuvo a la orden del día y la violación de garantías individuales se volvieron una práctica cotidiana”.

Durante su fallida campaña a una senaduría por la vía independiente, fue evidente que la ciudadanía no le dio su voto de confianza, y como hará más de doce años, las organizaciones no se vendieron al ex gobernador aun su discurso incendiario en contra de la actual administración.

En el gobierno de Salazar Mendiguchía hubo obras de corte federal como el Puente san Cristóbal o el Puente Chiapas que, fueron presumidos como propios, pero todo quedó al desnudo con el mal uso de los recursos para la reconstrucción, luego del paso del huracán “Stan”, la cual fue un desastre que aún presenta secuelas.

Con todo y eso el exmandatario insistió en buscar una curul en el Senado, creyendo que el pueblo de Chiapas olvida y. contundentemente le demostró que no, que es una persona non grata para el elector.

 

Vía Alerta Chiapas