A 15 días del asesinato del periodista Mario Leonel Gómez Sánchez, corresponsal del periódico El Heraldo de Chiapas, acribillado a balazos en el municipio de Yajalón, periodistas se manifestaron de manera simbólica frente al Palacio de Gobierno, donde colocaron mesas de redacción para exigir justicia y el esclarecimiento de los hechos.

Los reporteros, reporteras, foto periodistas y columnistas, vestidos con playeras blancas con la imagen del rostro de Mario Leonel, colocaron cinco mesas con sus computadoras, mochilas y demás herramientas de trabajo en la plaza central de la capital chiapaneca, desde donde escribieron sus notas.

En un muro de tablas que se encuentra colocado en la entrada principal de la sede del Ejecutivo estatal, los periodistas escribieron la frase: Justicia para Mario.

Desde el asesinato de Mario Gómez el pasado 21 de septiembre, esta es la quinta movilización que llevan a cabo comunicadores chiapanecos para demandar que el Fiscal General de Justicia del estado, Raciel López Salazar, esclarezca los motivos del crimen y se castigue a todos los involucrados materiales, así como a los autores intelectuales,

El asesinato de Gómez Sánchez, egresado de la Universidad Autónoma de Chiapas, cimbró a la comunidad periodística chiapaneca que hace un llamado de alerta para que se tomen medidas cautelares en torno a los riesgos de ejercer el periodismo en la entidad.

Isain Mandujano, corresponsal de la revista Proceso, dijo que el gremio periodístico realizará cada viernes manifestaciones pacíficas hasta que se esclarezca el crimen de Mario Gómez y se detengan a los autores materiales.

“Aún no sabemos el móvil del asesinato. Su muerte nos indigna porque era un personaje público que daba voz a los sectores vulnerables de la región Norte Selva de la entidad. Creemos que Mario no fue asesinado por algo que publicó, a lo mejor alguien quería deshacerse de él por resultar incómodo”, comentó.

Por el asesinato del Mario Gómez, se encuentra el prisión Juan David “N” alias “El Machaca”, identificado por las autoridades como líder de una banda de narcomenudistas, y de ser el autor material del crimen; Juan Pablo “N” y un menor de edad señalados como “los halcones” que vigilaban la casa del periodista.

Aún se encuentra prófugo Oscar Leyver Acosta González, alias “El Zapatudo”, por quien la Fiscalía ofrece una recompensa de 300 mil pesos a quien datos de su paradero.