Científicos del Instituto Max Planck de Sistemas Inteligentes de Stuttgart han desarrollado un robot minúsculo y flexible que podría transportar medicamentos dentro de nuestro cuerpo en el futuro.

Este robot es una cinta elástica de silicona de 4 milímetros de largo, que puede moverse tanto en tierra como en el agua. Los investigadores dicen que se inspiraron en escarabajos, gusanos y medusas para imaginar el movimiento del millirobot.

El cuerpo del robot tiene micropartículas magnéticas ubicadas en puntos específicos de la cinta de silicona, que pueden controlarse a distancia con un campo magnético externo, con mucha precisión, para lograr que se mueva por diferentes terrenos e, incluso, que capture un objeto y lo lleve a un lugar predefinido.

Por ejemplo, que deposite un medicamento en un punto determinado del tracto digestivo de un paciente, logrando una intervención médica que sea lo menos invasiva posible, aunque los propios investigadores admiten que todavía faltan más pruebas para asegurar el éxito del diseño.

 

Vía LN