San Pedro Pochutla, Oaxaca.- Alma Denisse se había levantado de buen humor. Se vistió y peinó y cuando su madre la llamó para que desayunara, la jovencita de apenas 13 años de edad, llegó al comedor, comió rápido y se retiró.

Minutos después, la madre de la menor se llevaría una terrible sorpresa, pues al ir a buscar a su hija para que le ayudara con los quehaceres domésticos, la encontró colgada de una hamaca. El teléfono celular de la jovencita yacía junto a ella.

Los trágicos hechos ocurrieron la mañana del domingo en la localidad de El Azulillo, perteneciente al municipio de Candelaria Loxicha.

La señora María de Lourdes Almaraz Cortés, madre de la menor, al encontrarla pendiendo de inmediato pidió ayuda de sus demás familiares y la rescataron con la intención de auxiliarla, pero solo confirmaron que la jovencita ya se encontraba sin vida.

La autoridad municipal llegó al lugar para tomar conocimiento del hecho y al confirmar el deceso de la adolescente solicitaron la presencia de elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) para la práctica de las diligencias de ley.

María de Lourdes dijo a los investigadores que no se explica que pudo orillar a su hija a quitarse la vida, pues minutos antes la joven no mostró comportamiento extraño alguno.

El mudo testigo del suicidio de la pequeña Alma Denisse fue su teléfono celular; acaso un mensaje o un recado en las redes sociales no le gustó. La madre angustiada no sabe.

Por La Policiaca