Tras rendir su declaración, la joven cuyo marido resbaló de las escaleras y se clavó un cuchillo, fue dejada en libertad

“Yo no lo maté, él rodó por la escaleras y se causó una fuerte lesión”, aseguró Jacqueline Sánchez ante el Fiscal del Ministerio Público, por la muerte de su esposo, quien el pasado domingo muriera con un cuchillo clavado en el cuello, en un domicilio ubicado en el fraccionamiento La Huerta.

La cónyuge del ahora extinto, Rafael del Ángel Colorado, sólo estuvo en calidad de presentada en la Fiscalía General del Estado (FGE), debido a que con el nuevo Sistema Penal Acusatorio Adversarial, no era posible retenerla, porque no se tiene una plena acusación formal en su contra.

Sin embargo, se abrió al respecto la carpeta de investigación número FTEC-132/2016, para continuar con las investigaciones sobre este hecho que aparentemente fue accidental.

En ese contexto, la ahora viuda Jacqueline Sánchez, negó ser la autora del crimen de su marido Rafael, que pese a que la relación marital era ríspida, no significa que le haya causado la muerte.

El domingo empezaron a discutir, y ya por la tarde la cuestión se complicó, y durante una cuestión de enfrentamiento él tomó un cuchillo para agredirla, pero lamentablemente se trastabilló y cayó sobre las escaleras y se enterró el cuchillo en el cuello.

Todavía dijo la mujer: “Corrí a pedir auxilio, porque no sabía qué hacer, por eso no huí, no tengo culpa alguna”, aseguró ante las autoridades, luego de haber ocurrido la desgracia, tras los datos revelados fue dejada en libertad.

De igual forma según la autopsia de ley practicada a Rafael del Ángel Colorado por médicos legistas de la FGE, la causa de la muerte fue anemia aguda, producido por herida de arma blanca.