Ciudad de México.- El acomodador de la Selección Mexicana de voleibol varonil, Pedro Rangel, agradeció a sus compañeros por los esfuerzos realizados para que México convirtiera en realidad el sueño de clasificarse a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

México aprovechó las condiciones de la localía en el repechaje clasificatorio, que se realizó del 3 al 5 de junio en el Gimnasio Juan de la Barrera, y logró el título al sumar siete puntos seguido de Chile que logró seis, Túnez en tercero con cinco y en el fondo Argelia se fue sin sumar unidades.

El equipo dirigido por Jorge Azair tuvo una noche complicada el pasado domingo; el juego se perdió ante Túnez 2-3, pero el ganar dos sets le permitió robarles un punto a los africanos, que al final fue el que les dio el dramático pase a Río, para que México regresara a este tipo de justas luego de 48 años de ausencia.

“Sabíamos que teníamos que manejar las cosas con tranquilidad, con paciencia, con el entendido de que teníamos que apretar. Todavía no nos cae el veinte, a lo mejor en un rato más.

“Hace 48 años que México no estaba en los Juegos Olímpicos, sé que es un gran logro para México y en lo personal, es algo histórico. A mis compañeros les quiero agradecer, a cada uno de ellos, que estuvimos en las buenas y en las malas, batallando siempre y juntos salimos adelante todos”, comentó Rangel.

Originario de Coahuila, con 1.92 metros de estatura, Rangel recordó los momentos en los que el equipo tuvo que tranquilizarse al verse superados 2-1 en el marcador que los colocaba al borde de la eliminación.

“En el cuarto set ellos siguieron atacando igual y la única manera de conseguir esa victoria era apretando el servicio y fue lo que hicimos. Se hizo un buen bloqueo defensa, apretamos en el contraataque y eso fue lo que nos salvó. Dejamos todo en ese cuarto set.

“Sabíamos que no iba a ser un partido fácil, que íbamos a batallar, sabíamos que Túnez iba a salir con todo en busca del pase a Río. Sabíamos que en ese cuarto set teníamos que salir con todo, era ganar o morir. En ese momento hablamos, les dije que era el momento de ver quién de los dos equipos quería más el pase”, recordó Rangel.