Michael Steven Sandford, de 20 años, se presentó ante un tribunal en Las Vegas en lunes pero no hizo ninguna declaración tras ser acusado de cometer un acto de violencia.

Los investigadores afirman que Sandford indicó que había conducido a un mitin del candidato republicano el sábado con la intención de dispararle.

Supuestamente trató de arrebatar la pistola de un oficial de policía para llevar a cabo el acto.

En la corte se dijo que Sandford está desempleado y que ha tenido problemas de salud mental. Un abogado federal, asignado a la defensa, dijo que sufría de autismo y que había intentado suicidarse.

Las autoridades indicaron que había permanecido en Estados Unidos de forma ilegal después de que su visa expiró. Según documentos judiciales, vivía dentro de su automóvil.

El detenido dijo a la policía que había estado planeando el ataque a Trump por alrededor de un año, pero había decidido actuar el sábado porque finalmente sintió la suficiente confianza para hacerlo.

Cuando a un vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores se le consultó sobre la detención de Sandford dijo: “Estamos proporcionando asistencia después de una detención de un hombre de nacionalidad británica en Las Vegas”.