El pequeño tenía por lo menos 8 meses de gestación

Las autoridades buscaron alguna pista que los guiara a la madre, pero fue inútil. Foto El Gráfico.

Metepec. Un terrible hallazgo conmovió y enfureció al mismo tiempo a los habitantes de la comunidad de San Bartolomé Tlalteluco, quienes encontraron el cuerpo de un recién nacido que era devorado por animales en un camino de terracería.

Los vecinos de la zona indicaron que el descubrimiento se realizó la tarde del miércoles, sobre la calle independencia; el bebé, de unos ocho meses de gestación, se encontraba al lado de un tanque de agua elevado y de inmediato dieron aviso al número de emergencias.
Según la información publicada en el portal de “El Gráfico”, agentes del Ministerio Público aseguran que no pudieron hacer nada a su llegada, pues el bebé estaba sin vida, desnudo, con la placenta y el condón umbilical, varias partes de su cuerpecito habían sido devoradas por perros y ratas.

“Las ratas y los perros, principalmente, ya se lo estaban tragando, la gente de aquí del barrio lo encontró y enseguida llamaron al número de emergencias, no se pudo hacer nada, el menor ya estaba muerto, tuvimos que acordonar para que llegara el Ministerio Público”, indicaron las autoridades municipales.

Mientras tanto, cuerpos de Seguridad Pública Municipal se dieron a la búsqueda de la madre o de algún indicio, pero fue inútil, pues no pudieron encontrar nada, por lo que se desconoce el paradero y la identidad de la madre.

Los vecinos del lugar exigieron justicia, pidieron a las autoridades encontrar a la mamá para que pague por haber abandonado al recién nacido de esa manera.

Al lugar arribaron paramédicos de Protección Civil, quienes sólo cubrieron los restos del cuerpo con una sábana, mientras se presentaba el personal de la Procuraduría mexiquense para comenzar con las investigaciones correspondientes.