México.- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se declaró en “alerta máxima” luego de los enfrentamientos de este fin de semana con la policía federal y estatal en Nochixtlán, Oaxaca, que han dejado al menos 3 muertos y decenas de heridos, al tiempo que pidieron a los organismos nacionales e internacionales encargados de salvaguardar los derechos humanos que se pronuncien en contra de estos actos de represión.

Acusaron el uso de armamento, gases lacrimógenos y balas de goma por parte de los elementos policiales para desalojar los bloqueos en carreteras de las diversas zonas geográficas en Oaxaca que los maestros disidentes de la sección 22 montaron tras declararse la formal prisión de sus líderes. Además los docentes incendiaron dos autobuses en Juchitán.

Enrique Enríquez, secretario general de la sección 9 de la Ciudad de México; el coordinador de prensa de la sección 22 de Oaxaca, Eligio Hernández, e integrantes de la Dirección Política de la CNTE, repudiaron “el ataque” orquestado por el gobierno federal y el estatal contra sus compañeros en Oaxaca.

En rueda de prensa, los profesores exigieron una vez más al gobierno de Enrique Peña Nieto la instalación de una mesa de diálogo para resolver la problemática generada por la implementación de la reforma educativa, así como la libertad de “todos los presos políticos y de conciencia” tanto de la CNTE como de otras organizaciones sociales.

Y es que esta última semana ha significado un “golpe artero” al movimiento magisterial con la detención de sus principales “cabezas”, Rubén Núñez Gines, líder de la sección 22, Francisco Villalobos, secretario de organización y recientemente, la de Juan José Ortega, secretario general de la sección 18 de Michoacán, que sumado al congelamiento de sus cuentas, la descentralización de los Instituto Estatales de Educación Pública en Guerrero y Oaxaca, el condicionamiento al diálogo hasta que los profesores reconozcan la Reforma Educativa, parecen debilitar y acotar el poder de una agrupación que durante más de 30 años ostentó el poder de la educación en sus estados.

No obstante, que el discurso en los últimos días de los líderes de la coordinadora que se encuentran en la Ciudad de México ha sido seguir el camino de la razón y el diálogo, parece que no existe una coordinación luego de que este fin de semana, la Policía Estatal en Oaxaca reportó que durante los operativos en Nochixtlán para retirar el bloqueo en carreteras organizado por los maestros de la  sección 22 de la CNTE, resultaron gravemente heridos por arma de fuego durante los enfrentamientos, 6 elementos que se encontraban totalmente desarmados y al menos una persona fallecida.

Mientras que en el bando contrario, de acuerdo con distintas versiones al menos 20 profesores disidentes fueron detenidos por lanzar piedras y cohetones.

Ante los bloqueos autoridades de la Refinería de Pemex en Salina Cruz, Oaxaca, anunciaron que pararía la producción lo cual ha ocasionado desabasto de gasolinas y alimentos perecederos en la región.

El líder de la sección 22, Rubén Núñez Gines, quien fuera detenido la madrugada del domingo 12 de junio, enfrenta cargos por haber participado presuntamente en el delito de lavado de dinero y se encuentra recluido en un penal de Hermosillo, Sonora.

Otro de los líderes recluidos es el secretario de organización de la sección 22, Francisco Villalobos Ricárdez, aprehendido en el Istmo oaxaqueño es acusado por el delito de robo de libros, y recientemente la del exdirigente de la sección 18, Juan José Ortega en Apatzingán, Michoacán, a quien se le vincula con los delitos de secuestro y lesiones, con ello, la Coordinadora se va quedando sin sus principales “cerebros”.

No obstante, la CNTE ya prepara la defensa jurídica de sus líderes que durante años llevaban la voz de mando y negociaban con las autoridades los recursos que percibían las diversas secciones.

Avalan marchar junto a Morena

La CNTE aprobó que los maestros que la integran pueden marchar “a título personal” junto a Morena en la movilización a la que ha convocado el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador para el próximo domingo 26 de junio en la Ciudad de México al cumplirse 21 meses de la desaparición de los 43 normalistas de la Escuela Normal “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero.

Para ese mismo día, la CNTE está convocando a una movilización en contra de la Reforma Educativa y por la reinstalación de una mesa de diálogo en la cual han insistido en el último mes, por lo que ambos contingentes podrían cruzarse.