Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- En la actualidad el avance de las investigaciones en el campo de la Educación Inicial,  señalan al través de autores, de numerosas obras y artículos que la Educación Inicial es realmente importante  y el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), opera éste Programa en comunidades rurales, indígenas y marginadas, con alto rezago educativo y social, a fin de cimentar las bases del desarrollo de las capacidades de las niñas y niños, garantizando sus derechos humanos y reconociendo su diversidad.

Todos los seres humanos comenzamos a aprender desde el momento del nacimiento y es durante los primeros años de vida, cuando el cerebro está en su máximo potencial de maduración, y por lo mismo se debe aprovechar para estimularlo desde temprana edad. El desarrollo de la inteligencia, la personalidad y el comportamiento social en los seres humanos ocurre más rápidamente durante el comienzo. Cuando el cerebro se desarrolla bajo condiciones óptimas aumenta el potencial de aprendizaje y disminuyen las posibilidades de fracaso en la escuela. Según Piaget, “durante los tres primeros años de vida las niñas (os) son como “esponjas”, ya que absorben todo lo que les rodea.

Señala Raúl Bonifaz, Delegado del CONAFE, que es muy importante el aprendizaje en edad temprana, poco se habla del Modelo de la Educación Inicial y en Chiapas, el CONAFE en conjunto con la Secretaria de Educación, dirige sus esfuerzos a promover el desarrollo integral y las competencias de las niñas y niños, madres, padres o personas cercanas responsables de su crianza; orienta además a mujeres embarazadas.  Con dos mil promotoras ubicadas en el estado en comunidades marginadas, lleva a cabo acciones de promoción comunitaria para fomentar cambios culturales en torno a la infancia, revalorando la participación de los hombres en la atención y el cuidado de los niños, así como la equidad de género.

En su esfuerzo por asegurar una educación de calidad en condiciones de equidad, el CONAFE retoma esos retos buscando construir estrategias que tengan como centro los derechos de los niños de los diversos contextos culturales, la población a la que se atiende con el Programa de Educación Inicial son infantes de cero a tres años 11 meses y mujeres embarazadas; brinda la oportunidad de identificar oportunamente dificultades de aprendizaje de diferente tipo (neurológicas, psicológicas, sociales, etc.). Promueve la enseñanza de amar a México, de cuidar su salud y la naturaleza.

La manera más importante en que los niños se desarrollan y aprenden es por medio de la relación con los demás. Cuanto más los adultos o cuidadores hablan y responden a los niños, más rápido se desarrolla su aprendizaje. Las madres y los padres o las personas encargadas de cuidar a los niñas y niños, deben hablar, leer o cantar a los recién nacidos y a los infantes de corta edad. Incluso cuando los niños no tienen capacidad para comprender las palabras, estas primeras “conversaciones” le permiten desarrollar su lenguaje y su capacidad de aprendizaje.

Cada familia es diferente. Algunas adoptan las formas de crianza tradicionales que vivieron en su propia familia; otras desean cambiarlas y se informan leyendo libros o viendo y escuchando programas educacionales y el CONAFE coordinado con la Secretaria de Educación, con el Programa de Educación Inicial acude a las comunidades con sus promotoras y figuras educativas a ofrecer platicas, cursos, talleres, enseñando y dando consejos de las potencialidades de las niñas y niños, con base en el afecto, el respeto, la equidad, la comunicación; escuchándolos.