Es bien sabido que Daniel Radcliffe, de 26 años, obtuvo fama a nivel mundial gracias al personaje de “Harry Potter” en la saga cinematográfica.

Pero este papel también se convirtió en una gran parte de la infancia y adolescencia del actor británico. Por eso ahora quiere devolverle el favor al famoso mago no acudiendo a ver la obra de teatro “Harry Potter and the Cursed Child” para no “robarle protagonismo” durante su estreno en Londres el próximo 30 de julio.

“Sería algo muy raro. Podría estar equivocado, pero creo que si fuera a ver la obra esa noche, podría acabar causando un problema, porque obviamente va a haber un montón de fans de Harry Potter entre el público.

“Y entonces al final podrían acabar prestándome más atención a mí mientras veo la obra, y eso le quitaría el protagonismo. Y no quiero hacer nada que pudiera distraer la atención de la gente o restarle importancia al espectáculo. No sé qué haré, ahora estoy muy ocupado haciendo una obra aquí”, reveló Radcliffe a E! News.

La expectación en torno al argumento de “Harry Potter and the Cursed Child” es máxima, tanto es así que la propia J.K. Rowling tuvo que hacer un llamado cuando la obra abría sus puertas al público para ver los ensayos generales pidiendo a sus fans que no revelaran los detalles de la trama.

“Han sido increíbles guardando los secretos de Harry Potter, sin hacer spoilers de los libros a aquellas personas que los leyeron más tarde. Por lo que les pido una vez más que guarden el secreto y permitan que los espectadores de ‘The Cursed Child’ puedan disfrutar de todas las sorpresas que hemos incluido en la historia”, pedía la autora de la saga en un vídeo publicado en YouTube.