La petición de reubicación de 14 familias desplazadas con un total de 50 personas, de las 54 familias con 260 personas desplazadas del ejido Puebla municipio de Chanelhó, el 26 de mayo del 2016, no ha sido atendida, todas las víctimas siguen viviendo hacinadas y en condiciones infrahumanas en un campamento improvisado en San Cristóbal de Las Casas, prevalece la injusticia, el abandono, la omisión y la negación de derechos, explicó la vocera y representante de los desplazados del ejido Puebla municipio de Chenalhó, Araceli Cruz López.

En conferencia de prensa, en la plaza central de Tuxtla Gutiérrez, dijo esta petición debe ser respetada por el Estado Mexicano que ha sido recomendado por la Comisión Interamericana de Derechos humanos y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, “buscamos la reubicación en condiciones dignas al mismo municipio con la intensión de no perder nuestras costumbres y tradiciones”.

“Como deudos de Guadalupe Cruz Hernández, asesinado por arma de fuego el día de la expulsión violenta y en nuestro carácter de víctimas de desplazamiento forzado interno reconocido en la recomendación número 90/2018 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y en la Medida Cautelar número MC-361/2017, de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, hacemos público nuestro posicionamiento y exigencia de reubicación en condiciones dignas y seguras”, enfatizó.

Aclaró ante los medios de comunicación que” no todos los desplazados aceptan el retorno a la comunidad Puebla municipio de Chenalhó, quienes así lo acepten, es bajo su propia responsabilidad porque estamos en una situación de gran vulnerabilidad social, lo que deseamos de las 54 familias, es que 14 requerimos reubicación, no estamos buscando retornar a la comunidad”.

“Nosotros y nosotras hemos decidido luchar por nuestra reubicación ya que en ningún momento se generó las condiciones para el regreso a nuestros hogares en condiciones dignas y seguras, no lo vamos a hacer cuando ha aumentado el riesgo y la vulnerabilidad, además, exigimos el esclarecimiento del crimen cometido contra mi padre, Guadalupe Cruz Hernández, ahora impune, así como la reparación de daño”.

Por esta situación es que mi hermano de 19 años, Aurelio Cruz López, decidió migrar a los Estados Unidos de América, con la intensión de dar a la familia una estabilidad y patrimonio, lo que se nos arrebató y se nos ha negado, salió el 28 de mayo de San Cristóbal de Las Casas, perdimos comunicación con él el 5 de junio y no tenemos noticia, se extravió en el desierto de Arizona, no llegó a su destino, los dos sobrinos que viajaban con él, ya regresaron a San Cristóbal de Las Casas, la vulnerabilidad y la incertidumbre, ha crecido en nuestra contra, apuntó.

(Con información de el Heraldo de Chiapas)