A principios de año, se anunciaba un duro golpe para la economía de las y los chiapanecos, derivado al nuevo impuesto estatal por concepto de ingresos por arrendamiento, que entró en vigor al inicio de 2022, sin embargo, al día siguiente de su anuncio, el gobernador del estado, Rutilio Escandón Cadenas, promovió la derogación del impuesto cedular a los ingresos por arrendamiento y en general por otorgar el uso o goce temporal de bienes inmuebles.

Este impuesto sería del 5 por ciento del total de la base del arrendamiento y estaría dirigido directamente para Hacienda del Estado, obligando a todos aquellos que tengan una propiedad y la den rentada, a declararlo.

A los pocos días de hacerse público este nuevo impuesto, el ejecutivo estatal, envió al Poder Legislativo la iniciativa para dejar sin efectos dicho cobro.

A través de la Secretaría de Hacienda Estatal, el gobernador Rutilio Escandón hizo un llamado respetuoso a las y los legisladores a eliminar esta iniciativa, contribuyendo con ello a la estabilidad económica de las familias de Chiapas y a la armonía social.

Finalmente, las y los diputados de la Sexagésima Octava Legislatura aprobaron por unanimidad derogar diversas disposiciones del Código de la Hacienda Pública, con lo que se elimina el impuesto cedular del 5 por ciento por arrendamiento.

(Con información de Aquínoticias)