San Cristóbal.-El lunes al medio día, el presidente municipal de Zinacatán, Manuel Martínez Jiménez, habló ante un grupo de 500 padres de familia, que desde hace 2 semanas pedían que se abriera la escuela primaria del estado Melchor Ocampo, para decirles que ya tenía una solución al problema y que el martes iniciarían las clases con normalidad porque le habían mandado a 11 maestros sustitutos. Entonces, jubilosos los padres de familia agradecieron.
La noticia se propagó inmediatamente en el pueblo y en las casas donde acostumbran a dar avisos a los pobladores se anunció que el martes iniciarán las clases con normalidad, 115 días después de que los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) habían iniciado un paro de labores.
Así, el martes, más de 850 niños que van del primer al sexto grado llegaron al plantel, ubicado cerca del templo de San Sebastián y en la avenida Cristóbal Colón número 16, para conocer a los nuevos maestros, pero cinco de ellos habían accedido a regresar al plantel después de 100 días de paro laboral en demanda de la abrogación de la reforma educativa.
Los tzotziles cuentan que cuando inició el ciclo escolar, el pasado 22 de agosto, llegaron a la presidencia municipal para pedirle al alcalde Manuel Martínez Jiménez, que “hiciera todo lo posible” por abrir el plantel, pero durante el diálogo, el presidente municipal pidió prudencia y prometió gestionar ante la Secretaría de Educación del gobierno del estado que le enviaran 11 maestros que recientemente aprobaron el examen.
Fueron después de 2 semanas de haber iniciado el ciclo escolar y cuando la CNTE está próxima a reanudar las clases, que los 11 maestros sustitutos llegaron al plantel.
La CNTE ha dicho que no caerá en provocaciones y evitará mandar a los maestros que están en el movimiento hasta las comunidades, para “no poner en peligro la seguridad” de los mentores.
En la región Fronteriza, en el municipio de Las Margaritas, el martes se presentaron a la escuela primaria del estado, 15 de Mayo, ubicada en la 4ª Oriente Norte número 9, en el barrio de La Pila, un grupo de maestros, pero en los grupos llegaron no más de 10 alumnos.
Desde hace 2 semanas, los padres de familia que tienen sus hijos en ese plantel, demandaron el regreso a clases e incluso realizaron protestas.
En el plantel tiene una plantilla laboral de 28 maestros y desde el martes por la tarde los padres de familia han montado guardias alrededor del plantel para evitar la CNTE cierre la escuela de nuevo.
Un padre de familia dio a conocer que los maestros de la CNTE envían mensajes de WhatsApp, a los padres, para evitar que manden sus hijos a la escuela, porque no hay condiciones para que estudien.

por El Universal