La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) puso en marcha la investigación del tiroteo al interior de un centro nocturno para homosexuales en Orlando, Florida, como un acto terrorista.

El representante del FBI, Dabby Banks, señaló que uno de los ángulos de la investigación busca determinar si el atacante, Omar Saddiqui Mateen, tenía algún tipo de conexión con algún un grupo radical islámico o si actuó por su cuenta.

El jefe la Policía de Orlando, John Mina, dijo que el atacante detonó varios explosivos cuando fue confrontado por agentes policiales y que portaba un rifle de asalto y un revolver.

Hasta el momento 20 personas han fallecido y 42 se encuentran heridas.

Un testigo dijo que el centro nocturno estaba muy lleno cuando se escucharon los disparos y que entonces todos se tiraron al suelo. En una pausa de la ráfaga de tiros se levantaron y salieron corriendo por la parte trasera del centro nocturno.