Habitantes de un asentamiento irregular denominado “Bicentenario IV”, ubicado a inmediaciones de la Batería de Cactus 43 del municipio de Reforma, localizaron el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino, con huellas de haber sido salvajemente torturado y supuestamente sus restos arrojados en el sitio donde fue hallado.

El cuerpo del desconocido presentaba múltiples huellas de violencia en distintas partes del cuerpo, tales como golpes, desgarres y posibles quemaduras, además de un impacto de bala a la altura de la rodilla izquierda.

Vestía pantalón de color café, zapatos tipo mineros, como los que usan los trabajadores de PEMEX, así como una playera sin mangas de color negro y camisa de color azul.

Al recibir aviso del hallazgo, el Fiscal del Ministerio Público, acompañado de agentes periciales y policías de distintas corporaciones, se apersonó al lugar del hallazgo para iniciar las primeras indagatorias y ordenó el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense (SEMEFO), donde se le realizó la necropsia de rigor.