Con 30 años cumplidos desde el pasado mes de marzo, pude recibir la vacuna anti COVID-19 que dio inicio –en algunos municipios de Chiapas- desde este viernes 16 de julio y que tuvo gran respuesta por parte de la población chiapaneca.

Por cuestiones de trabajo, había acudido a los módulos de vacunación para la inmunización de adultos mayores, personas entre los 50 a 59 años y recientemente, para los adultos entre 40 a 49 años, pero esta vez no fue sólo para documentar los hechos, ahora yo formaba parte de la población que acudía a aplicarse la vacuna, que si bien, no nos hace inmunes a esta mortal enfermedad, sí nos protege y evita los casos graves y fallecimientos.

Anteriormente me daba tiempo de sacar mi teléfono, transmitir, entrevistar y conocer la opinión de la población que acudía a recibir la vacuna, pero esta vez, aunque pretendía hacer lo mismo, no pude, todo fue tan rápido que únicamente me tomé la -ya tradicional- selfie, escuché indicaciones y me pidieron pasar al área de recuperación.

Me sorprendió la rapidez del proceso que, aunque ya sabía que es así, ahora pude comprobarlo de cuenta propia. Al comenzar a caminar hacia la zona de recuperación inicié una breve transmisión, invitando a la ciudadanía a vacunarse, pues muchos que antes no habían querido vacunarse, me han preguntado si aún pueden acudir a estos centros y la respuesta es sí, todos y todas las mayores de 30 años (mayores de 40, 50 y 60 años) pueden acudir a vacunarse.

En el área de recuperación esperábamos cientos de personas, yo calculo que más de 500, todas y todos ya habíamos pasado a vacunarnos, todo fue en cuestión de minutos y aunque habían muchas personas, en ningún momento nos hicieron esperar.

Me dio gusto ver a tantas personas de mi generación reunidas en un mismo lugar con la única intención de formar parte de la población responsable que acude a hacer su parte. Siempre nos quejamos –lo hago frecuentemente- de lo que las personas que están en el poder deberían de hacer y no hacen, y nosotros no nos damos cuenta que también tenemos que aportar para mejorar o cambiar una situación.

También vi a muchísimas personas de rangos de edad mayores a los 30’s y pensé en que todos podemos ser el ejemplo para alguien, pues probablemente,  se rehusaban a vacunarse, fueron animados por sus hijos o nietos.

Hay un meme que me causa mucha risa y con el que me identificaba, en donde un hombre entre los 30 a 39 años tiene todo listo para ir a vacunarse (su comprobante de vacunación y su ropa) y en él señala que sólo estaba esperando que indicaran cuándo se iniciaría la inmunización a este rango de edad, para acudir a vacunarse, y realmente es como yo me sentía (jaja).

Estoy muy feliz de haber recibido la primera de las dos dosis de la vacuna anti COVID-19 de la marca AstraZeneca, sólo esperaré cuando indiquen que debemos recibir la otra dosis para completar el esquema.

Este domingo 18 de julio cumplí un día de haberme vacunado y aunque sí siento molestia en el brazo donde me inyectaron y durante la madrugada tuve mucho dolor de cabeza –que un paracetamol quitó-, no puedo imaginar que estos dolores, son nada, comparado a los síntomas o la angustia que sienten las personas que han llegado a contraer el virus.

Los cuidados deben seguir y utilizar el cubrebocas seguirá siendo parte de este nuevo estilo de vida, en el que debemos adaptarnos y llevar a cabo para seguridad nuestra y la de nuestros seres queridos.