Conrad Murray, el médico que fue declarado culpable de la muerte de Michael Jackson, hizo nuevas revelaciones sobre el Rey del Pop.

Ya había sorprendido con lo que publicó en su libro This is It, en donde dijo que Michael Jackson quería casarse con una niña y que su segunda opción, era la actriz británica Emma Watson, de quien se enamoró cuando ella sólo tenía 11 años.
¿Cuál es la intención de Murray al decir estas cosas de Michael?

Qué se sepa la verdad sobre el cantante

Obtener dinero

Desprestigiarlo

También comentó que Jackson, se disfrazaba de payaso y fingía otro acento cuando se trataba de salir con chicas de compañía, pues así evitaba que lo reconocieran.

Ahora, en sus declaraciones a Daily Mail Australia, Conrad Murray aseguró que Mihael Jackson tenía una “fijación” con su hijo Che.

Yo quería someter a Michael a un examen médico para asegurarme de que estaba bien, porque entonces yo tenía un niño pequeño, Che, y cuando Michael le vio por primera vez le encantó, le volvió loco su fotografía.

Tuvo esa imagen en su habitación mucho tiempo, la colocó encima del piano de cola, donde podía verla todos los días.

Recuerdo que le pasó los dedos por el pelo y le repitió lo hermoso que era.
Cornad Murray, quien fue condenado a cuatro años de cárcel por el homicidio involuntario del cantante, añadió que por las cosas que a veces decía Michael, se le podía tener una persona “con la mente retorcida”.

Al preguntarle si alguna vez dejó a solas al cantante con su bebé, Murray fue contundente: “No, porque la madre de mi hijo nunca lo hubiera permitido. Nunca”.

Murray señaló que la inquietante colección de pornografía infantil encontrada recientemente en el rancho Neverland, no le sorprendió demasiado, dado que era algo “normal”.

Explicó que sabía que Jackson coleccionaba muñecas, pero que nunca le vio utilizarlas con fines pornográficos.
De hecho, le restó importancia al denominado ‘armario de los horrores’ de la estrella del pop.

“En esa casa había muchas muñecas y muchas fotos de niños que sus propios fans le enviaban. Él las coleccionaba. Pero de ahí a usar todo aquello con fines sexuales… yo nunca lo vi. Era algo normal, era su forma de vivir”.