Un niño de 3 años de edad murió la tarde de ayer jueves víctima del calor al quedar atrapado en un automóvil bajo una temperatura en el exterior cercana a los 40 grados centígrados en Houston, Texas.

Un vocero del Departamento de Policía de Houston señaló que la muerte del niño Evan Trapolino fue un trágico accidente.

El niño salió por la puerta principal de su casa y subió al automóvil de su familia que se encontraba estacionado frente a la vivienda.

El niño ingresó al vehículo buscando un juguete que se encontraba en el asiento trasero y después no pudo salir debido a los seguros para niños en las puertas.

Testigos dijeron que el niño estaba pálido y no se movía cuando se le sacó del automóvil. Paramédicos de los Servicios de Emergencia de Houston informaron que el niño sufrió de un paro cardíaco.

Ayer jueves, Houston registró temperaturas de hasta 38 grados centígrados que se incrementan en forma considerable dentro de un automóvil cerrado.