Un niño de cuatro años de edad murió presuntamente por comer pizza en estado de descomposición.

Su madre está hospitalizada y su estado de salud es reportado como grave. Sin embargo, las autoridades realizarán las investigaciones correspondientes.

La Procuraduría de Guanajuato inició las indagatorias luego de que la familia ingiriera una rebanada de pizza y el niño muriera presuntamente por este motivo.

Se trabaja en las muestras toxicológicas para saber qué sustancia motivó la muerte del menor”, explicó el jefe de Tramitación Común de la PGJ, Fructuoso Santana Raya.

El pasado viernes, el niño y su familia comieron pizza; por la noche enfermaron y aunque acudieron al médico su estado de salud fue empeorando.

Por: Excélsior