La NASA dio un poco de esperanza a la humanidad, luego de que nuevos datos indican que el asteroide Apophis, conocido como “el Dios del caos”, no impactará con la Tierra por lo menos durante el próximo siglo.

Y es que las alarmas se encendieron cuando varios científicos pronosticaron que Apophis, que posee un diámetro estimado de 340 metros, podría amenazar la vida en nuestro planeta en el 2029. Después de observaciones adicionales, el riesgo de colisión para ese año, así como en el 2036, fue descartado. Sin embargo, existía una pequeña posibilidad de impacto en el 2068. 

Una mejor comprensión de la información

Luego de observar su trayectoria con más ahínco, los investigadores determinaron que “un impacto en el 2068 ya no está en el ámbito de la posibilidad, y nuestros cálculos no muestran ningún riesgo de impacto durante por lo menos los próximos 100 años”, señaló Davide Farnocchia, especialista del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA

Para llegar a esta conclusión, los astrofísicos usaron una antena de radio de 70 metros, situada en el Observatorio de Goldstone (California, EU), así como el telescopio Green Bank de 100 metros, ubicado en Virginia Occidental, para obtener imágenes del cuerpo celeste. 

Marina Brozovic, científica del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, quien dirigió el experimento, explicó que aunque el Apophis se acercó recientemente a la Tierra (8 de marzo), todavía estaba a casi 17 millones de kilómetros de distancia, pero aun así pudieron adquirir información increíblemente precisa sobre su distancia con una precisión de aproximadamente 150 metros. 

Tres asteroides que aún son peligrosos

La NASA realiza un seguimiento de los asteroides que un día podrían hacer acercamientos cercanos amenazantes a la Tierra. Todos tienen nombres en clave y son los siguientes:

  • 1950 DA: Fue descubierto el 23 de febrero de 1950, podría impactar a los terrícolas el 16 de marzo de 2880, aunque hay que aclarar que las probabilidades son de 0.012%.
  • 2010 RF12: Hay un 4,7% de probabilidad de un impacto del asteroide, que se estima mide 7 metros de diámetro, el 5 de septiembre de 2095, aunque no representaría una amenaza importante para la vida en la Tierra.
  • 2012 HG2: Podría golpearnos el 12 de febrero de 2052, predice la NASA. Tiene 14 m de diámetro; pero como es relativamente pequeño, probablemente se quemaría en la atmósfera de la Tierra.