Nueva York se reunió esta tarde frente al Stonewall Inn para rendir homenaje a las víctimas de la masacre en el bar gay Pulse en Orlando, Florida.

Miles de personas, principalmente integrantes de la comunidad LGBTTI, dejaron flores, globos y velas frente al sitio donde comenzaron los disturbios de 1969, que significaron el comienzo del movimiento de liberación gay en Estados Unidos.

El gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo, brindó un emotivo discurso en el lugar. “Esto es Nueva York, nos reunimos para hablar con una sola voz”, resaltó.