Asambleístas pidieron ayer a la Secretaría de Gobierno capitalina revisar las concesiones otorgadas de inmuebles públicos a la Operadora de Centros de Espectáculos (OCESA), la cual ha incurrido en actividades monopólicas durante la última década, aseguró la asambleísta Beatriz Olivares.

En un comunicado, la legisladora presentó un Punto de Acuerdo al respecto en el que propone revisar que esa empresa o cualquier otra no realice actividades monopólicas con auspicio de Gobierno, y mucho menos pervierta el uso de lo público para un interés privado.

La legisladora recordó que a principios de los noventas, CIE inicia sus operaciones a través de su hoy subsidiaria Operadora de Centros de Espectáculos, S.A. de C.V. (OCESA), compañía promotora de eventos de entretenimiento en vivo y operadora de inmuebles como el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, e inicia la operación de venta de alimentos, bebidas y souvenirs en sus centros de espectáculos. Empezó a comercializar los patrocinios de sus eventos con otras compañías de renombre.

Explicó que en el año de 1991 celebró un convenio de coinversión con Ticketmaster (compañía líder en venta de boletos en Estados Unidos) para vender boletos de acceso a eventos públicos y centros de espectáculos en México y el resto de Latinoamérica, usando el software especializado con sede en el sótano del Palacio de los Deportes en el oriente de la capital mexicana. Hacia el año 1993 construye y empieza a operar el Auditorio Coca-Cola (Fundidora) en Monterrey.