Haneydi Yazmin Antonio Guzmán, joven chiapaneca de 24 años cuya identidad fue exhibida como una de las personas sobrevivientes del tráiler que fuera hallado con 50 migrantes fallecidos, informó que no es la persona que se encuentra hospitalizada en el estado de Texas, ya que la identificación que se mostró por la Cancillería de México la portaba una migrante de quien se desconoce su identidad.

Luego de darse a conocer esta nueva tragedia migrante, la chiapaneca dio a conocer que, pese a que la credencial de elector sí le pertenece, está es una que se le fue robada en Tapachula el año pasado, por lo que no supo hasta este momento lo que habrían realizado con ella.

En este sentido, explicó que cuando llevó a cabo el trámite para reponer su credencial en el Instituto Nacional Electoral (INE), dio de baja la robada.

“Sí es mi credencial, pero la persona que está hospitalizada no soy yo. Esa credencial me la robaron, y de ahí ya no supe nada de esa credencial, de que me la robaron a los tres meses saqué otra nueva, la otra que tenía era de Escuintla y ahora está credencial que tengo es de Villa Comaltitlán”, confirmó.

Por esta situación, la joven chiapaneca pidió a las autoridades mexicanas investigar primero si la credencial es o no falsa, porque, consideró que en ambas situaciones se han puesto en riesgo sus datos personales, como su identidad.

Robo de documentos, práctica común

Eliseo Marín Castellano, director de Consejería EMC, señaló que, el robo de documentos para obtener la identidad de una persona, es un delito muy común en la frontera del Estado de Chiapas, ya que muchos migrantes recurren a cometer este delito para intentar pasar desapercibidos y suplantar la identidad de las personas para poder cruzar el territorio nacional y tener como fin los Estados Unidos.

“Hoy estos migrantes que lamentablemente fueron abandonados en territorio estadounidense y en donde muchos de ellos fallecieron, también existen sobrevivientes, los cuales no tendrán nada fácil su situación, ya que esto ha derivado que muchos de ellos puedan tener credenciales de elector que no les pertenecen, suplantando así la identidad de la persona a quien le sustrajeron su identificación”, agregó Marín Castellanos.

Agregó que, pese a la difícil situación, deberán de iniciarles una investigación por suplantación de identidad, robo y los que resulten, ya que el manejo incorrecto de los datos personales es un delito grave.

(Con información de Aquínoticias)