Dentro del ambiente de los videojuegos existe una práctica llamada “Speedrun” en la cual los jugadores más experimentados terminan los videojuegos en pocos minutos o segundos.

Pero todos los videojugadores fueron vencidos por el robot “TASBot”, que fue capaz de terminar el título clásico Super Mario Bros 3 en solamente dos segundos.

El dispositivo logró la proeza de terminar este juego, debido a una falla en el mismo, la cual consiste en oprimir todos los botones al mismo tiempo a una gran velocidad para que brinque todos los niveles y llegar directo al final.

Un ser humano no podría haber logrado oprimir a esa velocidad, ya que para poner al descubierto el error del videojuego se requieren 6 mil pulsaciones por segundo.