El hijo del líder del Cártel de Sinaloa enviaba cocaína y heroína a Estados Unidos y se dedicaba al lavado de dinero

Ciudad de México.- El hijo del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera fue privado de su libertad el pasado lunes 15 de agosto por un grupo armado en el restaurante La Leche, en Puerto Vallarta, Jalisco.
Según el expediente criminal 09-cr-383, abierto en contra de Jesús Alfredo Guzmán, radicado en una corte federal de Chicago, el joven realizaba desde hace varios años actividades delictivas, como tráfico y distribución de drogas en el Cártel de Sinaloa, liderado por su padre.
De acuerdo con información de Anabel Hernández para el portal Proceso, a la edad de 23 años Alfredo Guzmán Salazar, quien es hijo del capo sinaloense, dirigía operaciones de narcotráfico en el Cártel de Sinaloa. Asimismo, enviaba cocaína y heroína a Estados Unidos y se dedicaba al lavado de dinero.
Sin embargo, las actividades de Guzmán Salazar dentro del narcotráfico se hicieron mayores ya que estuvo a punto de involucrarse en las operaciones desarrolladas en nueve países de América Latina, incluyendo México; también distribuía drogas en California, Illinois, Míchigan, Ohio, Nueva York, Washington, Wisconsin y Massachusetts, de acuerdo con Proceso.

Según el expediente del hijo del Chapo —quien es nacido en mayo de 1985— actualmente es el coordinador de cargamentos de cocaína y heroína a los Estados Unidos a nombre de su padre, Joaquín Guzmán Loera, así como del envío de múltiples cantidades de dinero para el líder del Cártel de Sinaloa.