Destacadas

Sedena activa Plan DN-III por explosión de toma clandestina de gas LP en Puebla

El Ejército mexicano activó el Plan DN-III-E, en su fase de auxilio, para dar apoyo tras la explosión de una toma clandestina de gas LP registrada este domingo en San Pablo Xochimehuacan, Puebla, donde hasta el momento se registra una persona muerta y 11 lesionadas.

Durante las primeras horas de la madrugada de hoy, personal castrense realizó la evacuación de 2 mil personas en un radio de mil metros y establecieron dos albergues provisionales para asistir a las personas afectadas tras el incidente.

Debido al impacto de la explosión, y con el objetivo de apoyar a la población civil, la vigésimo quinta zona militar, ubicada en el municipio de Puebla, desplegó 400 elementos del Ejército, en coordinación con personal de Protección Civil, bomberos y paramédicos, así como de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Además, otros 300 militares, pertenecientes a la Fuerza de Apoyo en Caso de Desastre (F.A.C.D.), salieron de la Ciudad de México al lugar de la explosión para brindar apoyo con personal y equipo especializado, ya que entre sus tareas fundamentales se encuentran la búsqueda, rescate y salvamento.

En el lugar del siniestro también se desplegó al Equipo de Respuesta Inmediata a Emergencias o Desastres (E.R.I.E.D.) del Ejército Mexicano, con la finalidad de incrementar las capacidades de auxilio en estructuras colapsadas.

De acuerdo con información de la Secretaría de la Defensa Nacional, se han realizado reconocimientos, acordonamientos del área, remoción de escombros, localización de personas y recorridos de seguridad para evitar actos de pillaje en la zona donde se registró la explosión.

Este domingo, el secretario de Salud del estado, José Antonio Martínez García, informó que hasta el momento hay al menos un muerto y 11 lesionados, de los cuales cinco se encuentra graves, esto tras la explosión en una toma clandestina.

Indicó que los 11 lesionados fueron hospitalizados y fueron trasladados al Hospital General del Norte y la Unidad de Quemados del Niño Poblano. De estos, cuatro son menores de edad, de entre 13 a 16 años, y siete son adultos.

“Hay cinco personas graves, de ellos tres fueron intubados. Las lesiones por superficie quemada son de segundo y tercer grado, mientras que se registran quemaduras entre el 15 y el 75 por ciento”, detalló en conferencia de prensa.

(con información de Milenio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × five =