CIUDAD DE MÉXICO, México, mayo 31, 2016.- La Secretaría de Educación Pública (SEP) condenó categóricamente la violencia perpetrada en la ciudad de Comitán de Domínguez, Chiapas, por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y de algunas de sus organizaciones afines, en contra de supervisores y directores escolares del estado de Chiapas que cumplían con las acciones legales de notificación a los maestros que han faltado por más de tres ocasiones a sus labores docentes.

Por instrucciones del secretario Aurelio Nuño, la Unidad de Asuntos Jurídicos y el Órgano Interno de Control de la SEP coadyuvarán con la Procuraduría General de Justicia del estado de Chiapas a fin de que se finquen las responsabilidades penales conducentes, para que los autores de dichas agresiones sean llevados ante los tribunales competentes.

Igualmente, de conformidad con lo que dispone la Ley General del Servicio Profesional Docente, la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos y el Reglamento de las Condiciones Generales de Trabajo, se iniciarán las acciones en contra de los agresores a fin de que sean dados inmediatamente de baja del servicio público educativo.

En un comunicado, la SEP expresó su comprometida solidaridad y apoyo con todos aquellos docentes de Chiapas y de México que sí están cumpliendo su compromiso con la educación de las niñas y niños que tienen bajo su cuidado.

SNTE CONDENA VEJACIONES A MAESTROS EN COMITÁN

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) condena enérgicamente las vejaciones de que fueron víctimas maestras y maestros de Comitán de Domínguez, Chiapas, por parte de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El SNTE exige castigo para los responsables de esta barbarie y pide a las autoridades del ámbito local y federal tomar las medidas necesarias para garantizar la integridad de los docentes que cumplen con su responsabilidad.

Es inaceptable, además, la impunidad con la que se conducen quienes, bajo el pretexto de expresar una inconformidad, violentan la integridad de los trabajadores de la educación.

La indignación es mayor cuando, de manera cruel y despiadada, se atenta en contra de personas de la tercera edad, como cínicamente lo exhibieron los responsables en diversos medios de comunicación y redes sociales.

Ante estos hechos, la sociedad puede confirmar que son unos cuantos, que se dicen maestros, agrupados en la Coordinadora, los que se oponen a la transformación del sistema educativo. En cambio, los maestros del SNTE, la gran mayoría, defienden la escuela pública trabajando en las aulas y exigiendo a sus verdaderos representantes la protección de sus derechos laborales y profesionales, siempre en el marco de la ley.

A los políticos, intelectuales y líderes de opinión que respaldan a la Coordinadora, el SNTE, representante legal y legítimo de los trabajadores de la educación, los convoca a que asuman una posición pública sobre estos actos.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación reitera su total respaldo jurídico y moral para los maestros que vean vulnerados sus derechos.