Imágenes sexys de la última sesión fotográfica realizada a Marilyn Monroe, llamada “The Last Sitting”, se subastarán este viernes en Viena.

La actriz posó a finales de junio de 1962 para el fotógrafo Bert Stern, en la suite 261 del Hotel Bel-Air en Los Ángeles, justo seis semanas antes de morir.

Stern logró captar la sensualidad de la actriz, gracias al vodka y la champaña que tomó durante la sesión.

En las fotos, Monroe aparece desnuda, detrás de telas transparentes que revelan sus senos.

La sesión, realizada originalmente para Vogue, terminó siendo rechazada por considerarla demasiado provocativa.

Las 56 fotos, valuadas en más de 136 mil dólares, se exhiben en la galería WestLicht de Viena, antes de salir en subasta.

“Stern se hizo famoso gracias a ellas porque son algunas de las instantáneas más célebres que existen de Marilyn Monroe”, aseguró Anna Zimm, responsables de la exhibición, en un comunicado.

La subasta coincide con el 90 aniversario del nacimiento de Monroe.