En lo que va de la presente administración el país ha exportado divisas por casi 86 mil millones de dólares por la importación de gasolinas, gas natural y petroquímicos, en los que se incluye el metil tert-butil éter (MTBE), usado en la formulación de gasolinas, según revelan informes de Petróleos Mexicanos (Pemex).

México fue auto suficiente en la elaboración de gasolinas hasta 1998, cuando la demanda del combustible superó la oferta doméstica de petrolíferos y en los siguientes 18 años se convirtió en importador neto, tendencia que continuará en la próxima década mientras no se construyan nuevas refinerías en el país.

El sistema nacional de refinación (SNR) está conformado por seis refinerías con una capacidad de procesamiento de alrededor de un millón 615 mil barriles diarios de petrolíferos. La baja capacidad de refinación en México, comparada con la de Estados Unidos y Canadá, se asocia a diferentes factores, entre ellos la ausencia de inversión en esta actividad, lo que a su vez ha sido acompañado de una creciente demanda de gasolinas principalmente por el sector automotor, lo que se ha reflejado en importaciones crecientes.

Entre 2010 y 2015, el porcentaje de utilización del sistema nacional de refinación promedió 71 por ciento, siendo 2010 el año de mayor utilización, con 77 por ciento, y 2015 el de menor índice de refinación, con apenas 66 por ciento.

Informes de la Secretaría de Energía (Sener) explican que la caída en el porcentaje de utilización de la capacidad instalada y por tanto, en el volumen producido, se debe, entre otros factores, a reducciones en el presupuesto de mantenimiento, paros no programados, así como la ejecución de trabajos de rehabilitación necesarios para procesar los crudos de distintas calidades que se reciben en las refinerías.

Los datos oficiales precisan que entre 2010 y 2015 las importaciones de petrolíferos presentaron una tasa media de crecimiento anual de 3 por ciento, ubicándose en 634 mil 500 barriles diarios al cierre de 2015.

En lo que va de la presente administración el país ha exportado divisas por casi 86 mil millones de dólares por la importación de gasolinas, gas natural y petroquímicos, en los que se incluye el metil tert-butil éter (MTBE), usado en la formulación de gasolinas, según revelan informes de Petróleos Mexicanos (Pemex).

México fue auto suficiente en la elaboración de gasolinas hasta 1998, cuando la demanda del combustible superó la oferta doméstica de petrolíferos y en los siguientes 18 años se convirtió en importador neto, tendencia que continuará en la próxima década mientras no se construyan nuevas refinerías en el país.

El sistema nacional de refinación (SNR) está conformado por seis refinerías con una capacidad de procesamiento de alrededor de un millón 615 mil barriles diarios de petrolíferos. La baja capacidad de refinación en México, comparada con la de Estados Unidos y Canadá, se asocia a diferentes factores, entre ellos la ausencia de inversión en esta actividad, lo que a su vez ha sido acompañado de una creciente demanda de gasolinas principalmente por el sector automotor, lo que se ha reflejado en importaciones crecientes.

Entre 2010 y 2015, el porcentaje de utilización del sistema nacional de refinación promedió 71 por ciento, siendo 2010 el año de mayor utilización, con 77 por ciento, y 2015 el de menor índice de refinación, con apenas 66 por ciento.

Informes de la Secretaría de Energía (Sener) explican que la caída en el porcentaje de utilización de la capacidad instalada y por tanto, en el volumen producido, se debe, entre otros factores, a reducciones en el presupuesto de mantenimiento, paros no programados, así como la ejecución de trabajos de rehabilitación necesarios para procesar los crudos de distintas calidades que se reciben en las refinerías.

Los datos oficiales precisan que entre 2010 y 2015 las importaciones de petrolíferos presentaron una tasa media de crecimiento anual de 3 por ciento, ubicándose en 634 mil 500 barriles diarios al cierre de 2015.

Por: La Jornada