Traumatismo raquimedular, es el diagnóstico de Rubén Esteban Juárez Cameras, un joven de 23 años que viajaba como copiloto y era chófer en el turno de la tarde de la unidad 73-01, misma que es propiedad del transportista Julio Chong y quien hasta el momento –indican familiares- no se ha acercado a ellos para brindarles apoyo.

Aunque circularon dos versiones de lo ocurrido el pasado domingo 18 de julio, en donde una unidad del transporte público baja sin frenar de la entrada y salida principal del fraccionamiento Chapultepec.

La primera y la que la señora Verónica Juárez Cameras, madre de Rubén Esteban respalda, es que la unidad se quedó sin frenos. Y la segunda, que presuntamente el conductor se desmayó y fue Rubén quien intentó maniobrar.

“Esa unidad siempre ha estado en el taller, lo pueden checar a través de la relación de los checadores, también pueden decir, trabajadores de la ruta 73, no se queden callados, hablen, es el momento, mi hijo está grave, hablen por favor para que se haga justicia”, pidió  Verónica Juárez Cameras, madre de Rubén Esteban.

De igual manera, el abogado Jorge Sánchez Flores, abogado que da acompañamiento legal a la señora Verónica señaló que, hasta el momento, ni la FGE ni la Secretaría de Movilidad y Transporte han hecho lo correspondiente sobre este caso.

Además, recordó un accidente que se registró hace más de un año, en donde el conductor de una unidad de la ruta 90 atropelló y mató a un adulto mayor sobre la quinta norte, en donde el dueño de la unidad también era el transportista Julio Chong, quien tampoco quiso hacerse responsable de lo acontecido hasta que la familia actuó legalmente.

“La Fiscalía ya debió haber enviado a un fiscal para efectos de que se lleven a cabo las investigaciones pertinentes, que se lleve a cabo una prueba, recabar la declaración de la señora, porque el joven está impedido hablar por su estado de salud… de la Secretaría de Transporte por consecuencia ya debieron haber girado un oficio para detener las unidades que están en un estado pésimo”, explicó Jorge Sánchez Flores, abogado.

A dos días de los hechos, socios y representantes legales de la ruta 73, se pronunciaron, asegurando que sí cuentan con un seguro y que sí han tenido la intención de acercarse y apoyar a la familia, pero presuntamente son los familiares, quienes se han negado.

“Es una póliza que está vigente que tiene vigencia hasta el 2022… referente al conductor hay una malinterpretación de los familiares donde hacen ver que se quiso hacer un trueque con mala intención de ofrecerles 100 mil pesos para minimizar responsabilidades… la mamá no quiso aceptar el pase médico a la empresa privada porque el muchacho estaba grave, no es que no se le haya dado la atención”, explicó Luis Enrique, asesor de la aseguradora.

En tanto, la Secretaría de Movilidad y Transporte no se ha pronunciado al respecto.