Un hombre francés de 25 años detenido en Ucrania estaba dispuesto a perpetrar 15 atentados terroristas durante la celebración de la Eurocopa en París, según han informado los servicios secretos ucranianos. El arrestado llevaba 125 kilos de dinamita, como ha indicado la misma fuente.

Vasily Gritsak, jefe de los servicios secretos ucranianos (SBU), ha indicado que el hombre arrestado había entablado contactos con grupos armados ilegales de Ucrania, con el objetivo de obtener armas y explosivos, según informa Reuters.

«El hombre francés se expresó negativamente sobre las acciones de su gobierno, sobre la inmigración masiva, sobre la expansión del islam y sobre la globalización, y también habló de planes para perpetrar varios ataques terroristas», ha explicado Gritsak. «Atrapado por los servicios secretos, el ciudadano francés ha recibido cinco fusiles de asalto kalashnikov, más de 5.000 municiones, dos lanzaproyectiles, 125 kilos de dinamita y 100 detonadores», ha añadido. «Los objetivos eran, por extraño que parezca, una mezquita, una sinagoga, una institución de recaudación de impuestos, instalaciones de control sobre las autopistas y muchos otros lugares », ha subrayado.

El presunto terrorista llegó a Ucrania en busca de una gran partida de armamento, consciente de que el país es desde hace poco más de dos años escenario de un conflicto armado entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas prorrusos. Los servicios de contraespionaje ucranianos pusieron en marcha la operación, que culminó el pasado 21 de mayo con la detención del sospechoso, cuando fueron informados de que un hombre de nacionalidad francesa se interesaba por la compra de armas.

El jefe del SBU ha lamentado que todavía no se haya producido una reacción de las autoridades francesas, al tanto de la operación. «Nosotros actuamos en el marco de las convenciones internacionales que prevén la cooperación entre los servicios especiales. Puedo decir que la detención en la frontera no fue una sorpresa para nuestros colegas» franceses, ha concluido.

Las alarmas por posibles ataques durante la Eurocopa que se celebrará en París preocupan tanto a las autoridades como a la sociedad gala, que ha padecido los estragos del terrorismo islámico durante los últimos meses.