Un joven adoptó a un cachorro de nombre Neo, un “wolfdog” o lobo híbrido, al que en un inicio confundió con un perro común.

Ciudad de México. Un joven de Tucson en Arizona adoptó por error a Neo, un lobo híbrido, lo que estuvo a punto de generarle un problema, ya que en esa ciudad está prohibido tener animales salvajes como mascotas.

Un joven que adoptó a un cachorro de nombre Neo, se llevó una gran sorpresa cuando descubrió que su nueva mascota no era un perro común, sino un “wolfdog” o lobo híbrido.

Esto debido al extraño comportamiento del animal, ya que Neo se escapaba de casa, no convivía con otros los humanos, que no fueran su dueño, y no le llamaban la atención los premios para perros.

Las extrañas actitudes hicieron que el joven acudiera al “The Humane Society of Southern Arizona”, Maureen O’Nell, en donde también notaron que el supuesto can no encajaba con los de su especie, por lo que lo canalizaron al Wolf Connection y mandaron a Neo a un refugio para lobos híbridos en California.