• A sus 59 años es la primera mujer en recibir el “premio nobel de la tecnología”

La ingeniera bioquímica Frances Arnold se convirtió en la primera mujer en recibir el Premio Millenuim de Tecnología. Reconocido como el “premio nobel de la tecnología”, el galardón comprende el reconocimiento a todas aquellas intervenciones tecnologías que mejoren la calidad de vida. Arnold fue distinguida gracias a su proyecto de evolución dirigida, el cual imita la evolución humana para crear nuevas proteínas útiles.

Frances Arnold, según los jueces, fue la única que logró destacarse de manera excepcional. A través de la biotecnología, la ingeniera logró crear proteínas modificadas con aplicaciones industriales para sustituir materias primas no renovables. De esta forma contribuye a la industria de un nuevo recurso para reemplazar procesos caros. Por si fuera poco, además de ayudar económicamente, también sustituye tecnologías perjudiciales.

Es por tanta contribución a mejorar la calidad de vida que Arnold recibió un millón de euros con el Premio Millenium. El proceso de la evolución dirigida consigue crear proteínas focalizadas en su utilidad al generar mutaciones en el ADN. Los genes que son modificados crean proteínas con nuevas utilidades permitiéndoles a los científicos elegir las que les sean funcionales para la industria.

La evolución dirigida ya se utiliza en cientos de laboratorios en todo el mundo, logrando grandes beneficios en la industria y en el planeta. El principal objetivo de Arnold es y será cambiar el comportamiento humano para revertir el daño que le estamos haciendo al mundo y a nosotros mismos. Además de su proyecto dirige una compañía de energías renovables llamada Gevo.