La fabricante automotriz se asoció con Domino’s para este proyecto.

La cadena de restaurantes Domino’s Pizza y Ford, la fabricante automotriz estadounidense, se han asociado para probar la entrega a domicilio por medio de vehículos autónomos (sin conductor), con el fin de entender cómo interactúan los clientes con este tipo de tecnología.

La prueba se llevará a cabo en la ciudad de Ann Arbor, en el estado de Michigan, donde los clientes que recibirán el servicio serán seleccionados de forma aleatoria, teniendo la opción de aceptar la entrega en un Ford Fusion Hybrid que se utilizará en la investigación.

Eso sí, el vehículo no conducirá por su cuenta todo el trayecto, ya que un ingeniero de Ford será que realice el viaje para simular el modo autónomo durante la entrega, el cual será activado en los últimos 15 metros de la experiencia.

Al llegar a su destino, los clientes podrán utilizar un código único para abrir la parte trasera del coche, donde se encuentra un compartimento que mantiene caliente las pizzas durante la entrega; cualquier forma de comunicación con el vehículo será a través de bocinas y pantallas al exterior.

Con información de The Verge.