A solo días de violar los términos del Acuerdo Nuclear del Grupo 5+1 e Irán, con el retiro de Estados Unidos y reimposición de sanciones económicas, el Presidente Donald Trump observa la cristalización de las graves consecuencias de que fue advertido por naciones aliadas y expertos.

Como la intensa confrontación bélica entre Israel, Irán y Siria, a través de la cual el Primer Ministro Israelí Benjamin Netanyahu ordenó bombardear con 70 misiles, 60 aéreos y 10 de tierra, instalaciones Iraníes en Damasco y Kiswah, mientras trata de destruir las instalaciones nucleares de Irán, para lo que -a diferencia del ex presidente Barack Obama-, ahora cuenta con el apoyo el presidente Trump.

Ese conflicto que incendió de violentas manifestaciones anti-norteamericanas Irán y países de la región, amenaza extenderse peligrosamente a Líbano, Yemen y otras naciones del área, tal y como predijo el presidente francés, Emmanuel Macron.

El sólo prospecto de que Irán -como confirmó este sábado- reanude su programa nuclear y continúe tratando de fabricar bombas nucleares es extremadamente preocupante para la comunidad internacional.

“A eso podría sumarse una inminente carrera armamentista nuclear en la región mas fracturada y volátil del mundo, lo que es aterrorizante” dice el experto en Medio Oriente James Dorsey, de la Escuela Rajaratnam para Estudios Internacionales, de Singapore.

El Príncipe Saudita Mohammed bin Salman y Adel Al-Jubeir, Ministro de Relaciones Exteriores de ese país confirmaron una inminente competencia por armas nucleares en la región.

Queremos dejar muy claro que si Irán adquiere capacidad nuclear, nosotros haremos todo cuanto sea necesario para adquirir también esa capacidad ”, dijo Al-Jubeir.

Agobiado por la Investigación de la injerencia Rusa en las elecciones, tensión con Kirjsten Nielsen, Secretaria de Seguridad Interna, cargos criminales y de corrupción contra su abogado personal Michael Cohen, más acusaciones de abuso contra Scott Pruitt, Administrador de la EPA, ás demandas de Stormy Daniels… Donald Trump enfrenta nuevos conflictos cada día.

Como la eventualidad de que Gina Haspel, su nominada para dirigir la CIA, sea rechazada, igual que la de Ronni Jackson que propuso para el Departamento de Veteranos y la ofensa al Senador John Mc Cain, que exhortó a rechazarla, cuando una asistente de la Casa Blanca, Kelly Sadler, dijo que el voto de Mc Cain “no era de preocuparse porque estaba muriendo”.

Sin embargo, aprovecha que está en el centro de la controversia por el retiro del acuerdo de Irán y la llegada de tres prisioneros de EU liberados por Corea del Norte, para tratar de proyectarse como líder mundial, exigiendo a China mejores concesiones comerciales, chantajeando a México y Canadá con el “nuevo TLCAN”, moviendo la embajada de Estados Unidos a Jerusalén esta semana, trata de desviar la atención de crecientes escándalos, investigaciones y desafíos legales.

En un mitin en Indiana, Trump desnudó su ambición dictatorial, al plantear la posibilidad de gobernar a Estados Unidos “más allá del límite que marca la Constitución”.

“Qué me den una extensión para la Presidencia, que no creo que haría muy felices a las “fake news media” … aunque quizás serían felices, porque si me voy, sus ratings se desplomarían … “

Trump, quien confía ocupar un lugar importante en la historia logrando un acuerdo verificable de erradicación de armas nucleares de Corea del Norte con Kim Jung un, tiene un nivel de aprobación del 42%, aunque 53% de estadounidenses han externado su apoyo a la forma en que maneja la política hacia Corea del Norte y 77% apoya su decisión de entrevistarse con el joven líder de ese país, lo que podría favorecer al Partido Republicano en las elecciones de medio termino, para renovar el Congreso, en noviembre próximo.

vía 24 Horas