Una de las pesadillas de cualquier hogar es que ocurra una fuga de agua, ya que es de esos problemas que requieren de atención inmediata porque de no ser así, puede tener consecuencias muy graves. Estas responden a una gran variedad de causas, así que lo más importante es tener presente que pueden ocurrir y tener información al respecto sobre qué hacer en caso de que apareciera alguna en casa.

Así también, además de advertirte cuáles son los tipos de fugas también conocerás algunas alternativas para evitar que sea fácil que sucedan en tu domicilio, así que presta mucha atención y toma nota de todo lo que a continuación se va a presentar, vale la pena tenerlo en cuenta.

¿Por qué ocurre una fuga de agua?

Aunque las causas suelen ser muy variadas, en general, una fuga de agua se debe a que hay algún desperfecto en las diferentes tuberías que existen en un cualquier tipo de construcción y al respecto del tema es importante resaltar que cada fuga de agua es distinta entre sí, a continuación, conoce las más recurrentes:

  • Fuga de agua desapercibida: ésta suele ser la menos “aparatosa” sin embargo son las que más cantidad de agua consumen porque como su nombre lo indica, no es que sea evidente que están ocurriendo y en muchas ocasiones sólo se pueden percibir como unas cuantas “gotitas” que se salen de la llave del fregadero, del baño o cualquier otro lugar de la casa, este tipo de fuga de agua es como una especie de robo hormiga porque de poquito en poquito se acumula una gran cantidad.
  • Fuga de agua de humedad: son aquellas que se forman en paredes o bajo el piso, no se ven directamente, únicamente comienza a aparecer una mancha que poco a poco se va extendiendo hasta dejar inservible esa pared, piso o techo. Generalmente su reparación implica una fuerte inversión de dinero porque se tiene que romper, examinar y volver a construir esa zona.
  • Fuga de agua de gran cantidad: ésta es la “urgente” es decir, cuando se rompe una llave, se daña el tinaco o este tipo de equipos con agua que hace de este tipo de fugas una emergencia que debe tratarse de forma rápida.

¡Hay formas de que esto no suceda!

Hay aspectos súper importantes para detener una fuga de agua, la primera de ellas tiene que ver con la prevención, es decir, la revisión constante (por lo menos cada seis meses) de todas las tuberías y diferentes conexiones de agua que existan en una construcción y que cuando se detecte que se está saliendo el agua, en ese momento, acudir a un experto que ayude a detener este problema.

Y la segunda es el uso e instalación de equipos y tuberías verdaderamente eficientes que estén hechas de materiales resistentes como el caso de Tuboplus de Rotoplas, que se pueden unir por medio del calor para hacerlos una sola pieza, gracias a su sistema de Termofusión. El material es tan resistente que aguanta cambios de temperatura, de presión y no presentan corrosión. Por si esto fuera poco, Tuboplus de Rotoplas se encuentra protegido con una capa que evita la reproducción de microorganismos, así las tuberías se encontrarán libres de bacterias y hongos que pueden ser nocivos para la salud.

Así que ya lo sabes, Tuboplus de Rotoplas es la opción perfecta para decirle adiós a cualquier tipo de fuga de agua, tómala en cuenta para tu próxima construcción o remodelación.